Covadonga es una mujer que tiene 50 a√Īos. Est√° casada con Hip√≥lito y no tiene hijos. Sin embargo, vive su madre.

Los médicos le han diagnosticado un cáncer de hígado con metástasis irreversible.

No tiene hecho testamento y, ante su muerte inminente, le han aconsejado que haga testamento ya que, seg√ļn establece el C√≥digo Civil en el orden sucesorio, hereda sus bienes en primer lugar su madre y despu√©s su c√≥nyuge, aunque a Hip√≥lito le reserve la ley una cuota legitimaria. Esto es algo que ella no quiere bajo ning√ļn concepto.

Desde peque√Īa y de forma continuada, ha sido v√≠ctima de agresiones f√≠sicas por parte de su madre, caus√°ndole lesiones en la espalda, brazos y piernas. Estas agresiones tambi√©n se las ha proporcionado siendo ya adulta. Dichas agresiones han sido denunciadas ante el juzgado, siendo su madre condenada a permanecer alejada de su hija en un radio de 500 mts.

Ante el miedo de que su madre herede todo lo que ella ha construido con su marido Hipólito, acude a este despacho y nos plantea la posibilidad de desheredar a su madre.

La causa que alega Covadonga est√° ajustada a Ley regulada en el art√≠culo 756 del C√≥digo civil, por remisi√≥n del art√≠culo 854. En dicho art√≠culo 754 apartado a) 1¬ļ se establece como justa causa de desheredaci√≥n de padres y ascendientes leg√≠timos y naturales, as√≠ como a los adoptantes: 

‚Ķ‚ÄĚ 1¬ļ– Hubieren sido condenados por sentencia firme por atentar contra la vida, o a pena grave por causar lesiones o ejercer habitualmente violencia f√≠sica o ps√≠quica en el entorno familiar.‚ÄĚ

El art√≠culo 854 apartado 3¬ļ, establece como requisito que no haya habido reconciliaci√≥n entre la hija y ascendiente.

En el caso de Covadonga, no ha mediado ning√ļn tipo de reconciliaci√≥n, al contrario.

Aconsejamos pues a Covadonga que, ante su inminente fallecimiento, haga testamento y nombre heredero √ļnico a su esposo, desheredando expresamente a su madre y mencionando la causa de dicha desheredaci√≥n.