Cuando una persona decide entregar un bien que es de su propiedad a otra persona de forma gratuita y sin contraprestaci贸n de dinero a cambio, normalmente se informa de las repercusiones que tendr谩 esa transmisi贸n en el pago de impuestos.

La entrega del bien, la puede hacer por donaci贸n o por herencia. En ambos casos el receptor del bien (donatario o heredero), pagar谩 m谩s o menos impuestos dependiendo del lugar donde radique el bien (en el caso de la donaci贸n) o del lugar de residencia del fallecido (en el caso de la herencia) y del parentesco que le una con el transmitente.

Sin embargo, a veces, no se tiene en cuenta cu谩l es la repercusi贸n fiscal para el que transmite la propiedad.

En el caso de que la transmisi贸n de produzca por Donaci贸n, la Agencia Tributaria suele dar sorpresas en las declaraciones anuales de IRPF. Lo que el Donante no tiene en cuenta es cu谩nto va a pagar por la transmisi贸n de un bien de su propiedad en su Impuesto sobre la Renta de las Personas F铆sicas.

Hemos tenido ya muchos casos de personas que no sab铆an que, cuando se transmite un bien inmueble se pone de manifiesto una ganancia o p茅rdida patrimonial de dicho bien. Por ejemplo, si lo adquiri贸 (por herencia, donaci贸n o compra) por 100.000 鈧 y lo dona por un valor de 200.000 鈧 la ganancia patrimonial obtenida en esta revalorizaci贸n del bien es de 100.000 鈧. El porcentaje que se paga en estos casos oscila entre el 19 % y el 26% dependiendo del tramo de ganancia que se obtenga.

Resulta f谩cil de entender que haya que pagar en el impuesto de IRPF cuando una persona vende el inmueble porque recibe una contraprestaci贸n econ贸mica, pero no es tan f谩cil entender el pago de dicho impuesto en las Donaciones porque su patrimonio ha disminuido y no ha recibido nada a cambio.

El 煤ltimo caso que hemos tenido, se trataba de una madre que ha donado a sus hijos unas tierras que a su vez ella recibi贸 por donaci贸n de sus padres. Entonces, ella no pag贸 nada en el IRPF, pero ahora se ha encontrado con la sorpresa de que tiene que pagar unos 40.000 鈧. Si en lugar de donarlas las hubiera repartido en su testamento a trav茅s de legados, ella no habr铆a tenido que pagar nada y sus hijos habr铆an pagado el impuesto de sucesiones. Este impuesto es m谩s benevolente al establecer unas reducciones y bonificaciones para los herederos, sin que al transmitente (el fallecido) le genere ninguna obligaci贸n fiscal.

Es fundamental asesorarse bien antes de realizar operaciones de transmisi贸n de inmuebles y tomar la decisi贸n con plena conciencia de sus consecuencias tributarias.